Lunes 01 de septiembre de 2014

• Vienen cambios en el gabinete
• Sigue crisis económica y social
• Videgaray el único inamovible

Actualmente no hay un sólo sector de la economía que se salve de la crisis que vive el país. En todas las áreas se escuchan protestas y mentadas porque el dinero ya no alcanza para adquirir los productos comestibles más elementales para sobrevivir ni para mantener los servicios básicos. Aunque por supuesto, las afectaciones más angustiantes son las que enfrentan los estratos sociales más marginales: campesinos, ejidatarios, obreros, indígenas, desempleados, subempleados, amas de casa, estudiantes, empleados gubernamentales, secretarias, reporteros, profesionistas y toda la clase media que se ha desplomado en la última década y ha pasado a formar las filas de los 80 millones de mexicanos pobres que hay en el país y que carecen de por lo menos alguno de los satisfactores básicos de vida.

Los gobiernos de la alternancia (Partido Revolucionario Institucional y Partido Acción Nacional) se suceden el poder y las cosas no mejoran. Por ello, el clamor de cambios en el gabinete cada día es mayor, como si la rotación de los servidores públicos fuera una alternativa de solución, cuando lo que enfrenta la sociedad es un mal endémico, un cáncer alimentado por la corrupción, el abuso y la injusticia promovida desde el mismo poder. Sin embargo, la sustitución de algunos secretarios de Estado, subsecretarios y directores generales en el gabinete de alguna manera le da cierta esperanza a una parte de la población que espera que las cosas mejoren en algún momento.

El poder adquisitivo sigue en caída libre, los salarios se mantienen deprimidos, el desempleo crece todos los días con la incorporación de jóvenes que demandan fuentes de trabajo, el campo está sin producir por las pésimas decisiones de las políticas públicas, muchas fábricas cierran sus puertas, las pequeñas y medianas empresas están en quiebra, mientras que los grandes corporativos nacionales son absorbidos por las trasnacionales monopólicas y todo nos hace creer que le ha llegado el turno a las dos principales empresas del Estado: Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), las cuales, ahora tendrán que competir en condiciones desiguales y en un mercado voraz al que nunca se han enfrentado. Ante eso, nos dicen los del gobierno, nuestra vida va a mejorar en los próximos años. Yo no lo creo.

Y mientras la economía sigue en picada sin tener alternativas de mejoras para la población, en otros terrenos, como la seguridad pública, la violencia va en aumento. Todos los días la prensa informa de enfrentamientos, ejecuciones, secuestros y abusos, tanto del crimen organizado como de las mismas corporaciones policiales encargadas de combatirlo y defendernos. No hay autoridad ni corporación que pueda disminuir y mucho menos frenar esta situación de pánico en la que vivimos todos los mexicanos, y razones no faltan cuando leemos que muchos han perdido sus viviendas, sus trabajos, sus comercios, por las amenazas de bandas delincuenciales.

En este panorama desolador por fin llegamos al Segundo Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto. Han transcurrido 2 años del regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder y de la asunción de Peña a la Presidencia de la República, y no se ve cómo podrán mejorar las cosas en los próximos 4 años de gobierno con las reformas constitucionales que se hicieron. Bueno, sólo algunos empresarios se frotan las manos porque ellos sí podrán ver mejoría en sus de por sí abultadas cuentas bancarias y nuevas inversiones.

Por lo anterior muchos desean y otros consideran que ha llegado el momento de cambiar a parte del gabinete, para perfilar desde ahora el cierre del sexenio (faltan 4 años) y preparar la sucesión que permita mantener al PRI en el poder.

De la Secretaría de Gobernación se afirma, al interior del propio gobierno, que la salida de Miguel Ángel Osorio Chong es inminente, pues la política interna es un desastre y los órganos de seguridad nacional a su cargo han sido incapaces de contener la violencia. A quien fuertemente se menciona para sustituirlo es al diputado Manlio Fabio Beltrones, principal responsable en el Congreso de la Unión de la operación de todas las reformas habidas y por haber que ahora tanto disfruta promover el presidente de la República, y con las cuales cree que pasará a la historia como un gran estadista. También en ese puesto se habla del subsecretario Luis Miranda, el hombre de más confianza de Peña Nieto y, sin duda, uno de los verdaderos operadores en el gabinete.

Son los propios servidores públicos quienes esperan que una vez que concluya el Segundo Informe de Gobierno haya nuevos acomodos y se vengan en cascada los cambios. En esa lista de movimientos aparece Enrique Martínez y Martínez, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) a quien debido a su cercanía con Peña Nieto, algunos lo ven como sucesor de César Camacho Quiroz al frente del PRI nacional, y de este dirigente aseguran que se va al Congreso como diputado federal para convertirse en el próximo coordinador parlamentario, cargo que ahora ostenta Beltrones. A este diputado también lo ven como nuevo líder del PRI nacional, pues no hay duda de que es un fuerte contendiente para ocupar Los Pinos en el próximo sexenio y dio muestras de ser un político capaz al controlar a la oposición en el Congreso.

De no llegar a la dirigencia del PRI, a Martínez y Martínez también lo ubican en una diputación federal, con lo cual tendría una salida decorosa, pues hay muchas quejas en torno al campo mexicano, el sector más golpeado en estos tiempos de crisis.

Para relevar a Enrique Martínez al frente de la Sagarpa está listo Carlos Rello Lara, director del Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA), de quien Enrique Peña Nieto fue secretario particular al inicio del gobierno de Arturo Montiel en el Estado de México, cuando Rello fungía como titular de la Secretaría de Desarrollo Económico en esa entidad, lo que marca una estrecha relación de agradecimiento, admiración y respeto por parte de Peña. Esta nueva responsabilidad parece que nadie se la quitará a Rello.

Otra que podría llegar a una curul priísta en el Congreso es la actual secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga; ese cargo tan codiciado por aquellos que también buscan una candidatura presidencial, debido a que es la dependencia que distribuye dinero y apoyos económicos, lo que a cualquier aspirante sirve de instrumento de campaña.

Se comenta que por eso Rosario tiene que salir de ahí y podría ser postulada como candidata a una diputación federal plurinominal y que su lugar sería ocupado por Ernesto Nemer Álvarez, actual subsecretario de esa dependencia y una de las personas cercanas al presidente Enrique Peña, con quien colaboró en el gobierno del Estado de México y mantiene una estrecha relación familiar, pues es el esposo de Carolina Monroy del Mazo, prima hermana del presidente de la República.

Algunos burócratas especuladores aseguran que Osorio Chong, quien ha tomado clases de oratoria en los últimos meses, podría sustituir a Robles Berlanga, y con él mantener un frente abierto de aspiraciones presidenciales para encubrir al verdadero candidato priísta para 2018. En caso de concretarse la salida de Osorio de Gobernación, podría ascender el actual subsecretario de esa dependencia, Luis Miranda Nava, quien sin duda es uno de los colaboradores y amigos más cercanos del presidente.

Otro movimiento se dará en la Secretaría de Economía, en donde su titular, Ildefonso Guajardo Villareal, podría buscar la candidatura del PRI a la gubernatura de Nuevo León para la elección del 7 de junio de 2015. Pero aún con el apoyo presidencial, Guajardo no ha logrado crecer en las preferencias electorales, como lo demuestran las distintas encuestas realizadas en fechas recientes en esa entidad.

Aunque Guajardo tiene el apoyo de importantes industriales de Nuevo León, no ha logrado permear en el grueso de la población, por lo que es probable que aunque compita no sea postulado para el cargo, lo cual al parecer se determinará en el transcurso de las próximas semanas, cuando se tengan los resultados de las nuevas encuestas.

Otro supuesto movimiento que se comenta más por grilla que por realidades es de la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, quien dicen que sería sustituida por la senadora María Elena Barrera Tapia, quien fue titular de la Secretaría de Salud del Estado de México durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, y quien fue también presidenta municipal de Toluca. Sin embargo, la actual secretaria Mercedes es bien vista en Los Pinos y su trabajo ha sido eficaz.

Recientemente ha empezado a circular la versión de la salida de Jorge Carlos Ramírez Marín, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), quien también iría a una diputación federal para colocarlo en la antesala de su postulación como candidato del PRI al gobierno de Yucatán.

También se comenta que la actuación de Ramírez Marín al frente de esta dependencia no ha sido del todo satisfactoria y que en el primer círculo del presidente Peña Nieto se le critica constantemente por su comportamiento “disipado”.

El funcionario que no tiene preocupación con los movimientos que se avecinan es el poderoso secretario del fisco, Luis Videgaray, quien es el alfil de Peña Nieto para la Presidencia en 2018 y ha sido el artífice de la restricción presupuestal y de las duras políticas del cobro de impuestos, lo que permite al gobierno sanear en algo sus finanzas que cada sexenio son saqueadas por los mismos servidores públicos, sin importar que esto dañe aún más el sustento familiar en donde no sólo ya no hay para comer, sino que tiene la obligación de cubrir sus impuestos. Cualquier parecido con la época colonial es pura coincidencia.

En los órganos de seguridad y justicia también se prevé algún cambio, por lo menos en la Procuraduría General de la República, pues su titular no ha logrado sanearla y aún hay desfalcos y gastos abusivos de servidores públicos. Y en materia de investigación las cosas no le salen a Jesús Murrilo Karam, pues aquel escandaloso caso de Oceanografía, planeado todo por la PGR, se le está cayendo a pedazos y su propietario Amado Yáñez está ganando los juicios, lo que no sería extraño que el gobierno tuviera que devolverle la administración de la complicada empresa y hasta ofrecerle alguna disculpa por las ofensas propinadas.

Otro relevo es en la Secretaría de Educación Pública, en donde su titular Emilio Chuayfet está muy cansado y desgastado por su reforma educativa para controlar la educación básica en todo el país y quitarle a los gobiernos estatales el presupuesto respectivo. Pero aun con toda la dureza empleada por la SEP, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sigue cada día más fuerte y en varios estados nadie la moverá.

oficiodepapel@yahoo.com.mx

Publicada en: Archivo | el September 1st, 2014 | No Comments »
Síguenos en: